Colombia: Reciclando basura electrónica: entre Gobernación de Cundinamarca y HP

Con la recolección de 5.000 computadores en desuso comienza la era del manejo eficiente de los residuos tecnológicos en el sector público. Vendrían el CSJ, la Fiscalía y la Procuraduría.

Lo que empezó como una serie de programas de responsabilidad empresarial entre las multinacionales de la tecnología de Estados Unidos y Japón, en los que simplemente se buscaba recolectar televisores y aparatos de comunicación para enviarlos al norte de Europa en busca de un mejor tratamiento para la basura, ahora, 15 años más tarde, se ha convertido en la opción más importante para que las entidades públicas colombianas, avaladas por el Ministerio de Medio Ambiente, logren un adecuado manejo de sus residuos electrónicos.

El primer paso lo dieron esta semana la Gobernación de Cundinamarca y Hewlett-Packard (HP), quienes sellaron un acuerdo para que la segunda, reconocida fabricante de productos tecnológicos, se encargue de recoger los computadores, cpu, mouse, monitores, teclados, cables de corriente y demás componentes de este tipo que ya no se usan en las dependencias de la entidad pública y que así, además de desocupar sus bodegas, dejen de producir gases de efecto invernadero que impactan notoriamente al medio ambiente.

En cuentas concretas, HP se lleva los 4.000 equipos de cómputo que hay en las oficinas de la Gobernación en Bogotá y, junto a ellos, los que están en las 116 alcaldías municipales, abriendo la posibilidad de que haya una renovación de aparatos: unos 5.000 equipos en total que contienen materiales tóxicos y que deben someterse a un tratamiento especial de reciclaje por la alta presencia de plomo y mercurio, por nombrar sólo dos de los materiales tóxicos usados para fabricarlos.

Juan Carlos Espinosa, gerente de ventas de HP para el sector gobierno, cuenta que “el año pasado Colombia firmó, por medio del Ministerio del Medio Ambiente, la Resolución 1512, que básicamente dice que se debe disponer adecuadamente de los residuos electrónicos, y que eso es responsabilidad de quienes los venden. Es decir, los fabricantes y los proveedores. Paralelamente, la Gobernación de Cundinamarca nos llama y dice que tiene una gran cantidad de equipos obsoletos, y pregunta qué hacer con ellos”.

Acto seguido, se encontraron y “unimos varias cosas: nuestra preocupación por el medio ambiente y la resolución. ¿Cuánto cuesta eso? Nada. Porque las fabricantes deben tener una alianza con empresas que sepan de ese reciclaje. En nuestro caso, lo hicimos con Gaia Vitare, colombiana y conformada por ingenieros ambientales. Revisamos cuántas máquinas eran y comenzamos el programa”.

Ya en su poder, Gaia Vitare se encarga de despiezar los computadores y seleccionar cada uno de los componentes para reciclarlos y darles vida en otro tipo de productos o, en el mejor de los casos, para integrados necesarios en la fabricación de nuevos computadores. Allí se pueden topar, incluso, con partes en oro y cobre. Pero también tóxicas, por ejemplo en mercurio, a las que se les da un tratamiento especial.

Así comenzó entre las dos organizaciones una alianza que se pretende que se extienda a más entidades del Estado. “Eso es lo que queremos, pero no sólo en las entidades públicas, sino en todas. El plan es comenzar en la Gobernación y replicarlo en todo el ente territorial; que vaya a los municipios y provincias, y que haya varios centros de acopio, como el que tenemos en San Juan de Río Seco. Además, que llegue a otros grandes entes”, explica Luis Carlos Mejía, secretario de Conectividad de la Gobernación de Cundinamarca y líder de la alianza.

El objetivo final es que todas las organizaciones públicas tomen conciencia y que los computadores usados como máquinas de escribir, o que simplemente no se usan, puedan reemplazarse con equipos nuevos responsables con el medio ambiente.

“Lo siguiente es armar este caso de éxito y escribirlo formalmente, para ir a las entidades que tienen mayor base instalada en el país: el Consejo Superior de la Judicatura, la Fiscalía y la Procuraduría, entidades que tienen presencian en todo el país. En promedio, cada una de ellas cuenta con 15.000 o 20.000 máquinas. Lo que estamos proponiendo es que trimestralmente podamos abordar a una de esas entidades. Creemos que así en un año deberíamos estar entre 40.000 y 50.000 máquinas recicladas en todo el país”.

Nace sistema de recolección selectiva

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible anunció que 41 empresas que representan más del 45% del mercado nacional de las tecnologías conformaron, con el liderazgo de la Andi, el primer ‘sistema de recolección selectiva y gestión ambiental de residuos de computadores y/o periféricos’ de Colombia. Se llama EcoCómputo y realizará una gestión ambientalmente adecuada en las operaciones de recolección, transporte, almacenamiento, tratamiento y aprovechamiento de este tipo de residuos.

Para lo que resta del 2012 se hará la recolección, en Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla, de 66.000 unidades de computadores y periféricos, equivalentes a 461.000 kg (5% del mercado).

 15 de junio de 2012  Fuente:  http://www.elespectador.com/

Archivado en: Colombia, Destacados, Iniciativas, Noticias, Panorama por País, Residuos Electrónicos en Latino América